Actualidad, Sesiones EIR

Virus del papiloma humano

El virus del papiloma humano es la infección de transmisión sexual más común en la población. Aproximadamente el 80% de las mujeres sexualmente activas estarán en contacto con el virus del papiloma humano (VPH) en algún momento de su vida, y en mayor proporción caso de los hombres. Sin embargo, hay que reseñar que más del 80% de estas infecciones son transitorias y se resuelven por si mismas en el transcurso de los dos años posteriores a la infección.

¿Qué es el virus del papiloma humano?

Se conocen alrededor de 200 genotipos diferentes, y de ellos aproximadamente 40 se transmiten por contacto sexual, pudiendo infectar la piel y mucosas del área anal/genital, oral y el tracto respiratorio superior, tanto en hombres como en mujeres. Ambos sexos pueden ser portadores asintomáticos y transmisores.

El VPH tiene la capacidad de transformar las células en tumorales (capacidad oncogénica). De esta manera, se clasifican en:

– Genotipos de alto riesgo oncogénicos (VPH-AR): 16, 18, 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59 y 66. Pueden producir lesiones premalignas y cánceres:

  • Cáncer de cuello de útero: prácticamente todos los casos de cáncer de cuello de útero (99%) están relacionados con una infección genital por el VPH. El 16 y 18 son los responsables del 70% de los casos de cáncer de cuello de útero (CCU). CCU es el cuarto cáncer más común entre las mujeres en el mundo.
  • Cáncer de vulva (40% de los casos) y vagina (70%).
  • Cáncer de pene (50% de los casos). 
  • Cáncer de ano (85% de los casos).
  • Cáncer oral y faríngeo (37% de los casos).

– Genotipos de bajo riesgo oncogénicos (VPH-BR): otros como el 6 y el 11, responsables del 90% de las verrugas anogenitales o condilomas acuminados (lesiones benignas).

Infección por el virus del papiloma humano:

La infección por VPH puede darse en todas las personas sexualmente activas. El mayor riesgo se encuentra entre la población joven y se incrementa el riesgo en función del número de parejas sexuales.

La mayor parte de las veces esta infección es eliminada por el organismo en un plazo de 6 meses a 2 años, sin trascendencia posterior. Las personas que no eliminan el virus, pueden desarrollar lesiones premalignas y algunas de ellas pueden derivar en cáncer.

Pero también puede suceder que, tras la adquisición del VPH, el virus permanezca inactivo durante un tiempo prolongado y evidenciar la infección muchos años después. Además, se ha observado un aumento de infecciones en mujeres posmenopáusicas, el motivo se cree que es debido a una infección latente que se reactiva por la reducción de la inmunidad natural con la edad.

Por ello, es importante acudir a las citas de cribado de cáncer de cuello de útero de los 25 a los 64 años.

VPH y el cuello del útero

El cuello del útero o cérvix es el lugar con mayor riesgo de sufrir infecciones persistentes por VPH debido a su anatomía.  

La infección por VPH es necesaria para el desarrollo de lesiones premalignas y del CCU, pero se sabe que sólo una pequeña parte de las mujeres infectadas desarrollará lesiones premalignas y eventualmente cáncer.

Casos de infección de VPH, lesiones premalignas y cáncer de cuello de útero. Imagen extraída de la Guía para pacientes “Infección por el virus del papiloma humano” de la Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia, AEPCC

El VPH es causa necesaria, pero no suficiente, ya que otros factores intervienen y aumentan la probabilidad de generar neoplasia:

  • El genotipo, la carga viral, las infecciones múltiples, persistencia del virus…
  • Tabaquismo.
  • Alteraciones en el sistema inmunitario de la persona.

En primer lugar, las células del epitelio del cuello se transforman en lesiones premalignas que preceden al cáncer. Se denominan SIL (Squamous Intraepithelial Lesion) o CIN (Neoplasia cervical intraepitelial) y precisan revisión en la consulta de ginecología. Según el grado de alteración estas se clasifican en:

  • Bajo grado (LSIL/CIN1): suelen resolverse espontáneamente y desaparecer.
  • Alto grado (HSIL/CIN2-3): lesiones persistentes, con baja probabilidad de resolución espontánea y con un riesgo significativo de generar cáncer. Estas lesiones suelen retirarse mediante técnicas quirúrgicas.
Evolución de las lesiones premalignas por el VPH. Imagen extraída de la Guía para pacientes “Infección por el virus del papiloma humano” de la Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia, AEPCC

Anticonceptivos y VPH

El uso constante y correcto del preservativo en las relacione sexuales:

  • Disminuye el riesgo de la infección en 60-70%.
  • En personas infectadas por VPH, reduce el riesgo de progresión de las lesiones y favorece el aclaramiento del virus y la regresión de las lesiones.

El uso de anticonceptivos combinados orales (AHCO) -estrógenos y progesterona-puede estar relacionado con un pequeño aumento del riesgo de cáncer de cuello de útero. Es recomendable que las mujeres que usen estos anticonceptivos estén al día en el cribado de CCU. Los profesionales de la salud deben tener en cuenta de forma individualizada el beneficio/riesgo del uso del AHCO en mujeres diagnosticadas de infección de VPH.

Cribado y diagnóstico precoz de Cáncer de Cuello de Útero:

La vacuna y el preservativo son elementos de protección contra el VPH pero no suficientes. Es por ello que existen Programas de detección precoz de Cáncer de Cuello de Útero en todas las mujeres de los 25 a los 64 años. Se basan en la realización de citologías (que buscan lesiones premalignas o cáncer)  y/o en la detección del VPH.

En el caso de Castilla y León, ¿qué mujeres pueden participar en el Programa?

Mujeres que cumplan todas estas condiciones:

  • Edad comprendida entre 25 y 64 años (ambos incluidas).
  • Residentes en Castilla y León.
  • Que hayan tenido relaciones sexuales.
  • Que actualmente no presenten síntomas ni patología ginecológica activa.

¿Qué mujeres no deben participar en el Programa?

No deben participar en el Programa aquellas mujeres que no hayan tenido relaciones sexuales o a las que se les haya realizado una histerectomía total (no tienen útero ni cuello).

¿Dónde puede hacerse las pruebas?

En su Centro de Salud. Consulte con su matrona (o en su defecto, su enfermera).

  • Si su edad está comprendida entre 25 y 34 años, se le realizará una citología cada tres años. Se busca la presencia de lesiones precancerosas o cáncer, no el virus (esto es así puesto que mucha población de esta franja de edad presentará el virus del papiloma pero no llegará a producir lesiones).
  • Si su edad está comprendida entre 35 y 64 años, se realiza una determinación del virus del papiloma humano cada cinco años.

Vacuna contra el VPH:

La vacuna del VPH ayuda a prevenir el cáncer de Cuello de Útero. Es la intervención más eficaz y efectiva para el control de la infección y prevención de la enfermedad generada por el  VPH.

Cabe destacar que las vacunas actuales no protegen de todos los genotipos oncogénicos, por lo que es importante recomendar igualmente a todas las mujeres vacunadas la realización de los cribados de cáncer de cérvix establecidos.

Tipos de vacuna:

En la actualidad, hay 3 vacunas frente al VPH autorizadas para hombres y mujeres:

  • Bivalente (Cervarix): constituida por los genotipos 16 y 18.
  • Tetravalente (Gardasil 4): incluye los genotipos 6, 11, 16 y 18.
  • Nonavalente (Gardasil 9): incluye los mismos que la tetravalente y además los tipos 31, 33, 45, 52 y 58 -a los que se le atribuyen un 20% adicional de casos de cáncer de  cuello de útero.

En diferentes estudios, se ha demostrado que la vacuna bivalente otorga además protección cruzada frente a los tipos 31, 33 y 45 y en el caso de la tetravalente, al tipo 31. 

Vacunación en España:

En España, igual que en la mayoría de los países industrializados, esta vacuna está incorporada de forma sistemática en el calendario vacunal y se administra a las adolescentes a los 12 años (intentado así su administración antes de las relaciones sexuales) con dos dosis. En personas con inmunodepresión se recomienda usar siempre la pauta de 3 dosis, independientemente de la edad.

En menores de 15 años, la pauta de vacunación es de dos dosis. A partir de los 15 años, la pauta será de tres dosis.

Además se recomienda la vacunación frente al VPH en los siguientes grupos de riesgo:

  • Hombres y mujeres Síndrome de WHIM (Inmunodeficiencia primaria) sin límite de edad.
  • Mujeres con trasplante de órgano sólido o trasplante de progenitores hematopoyéticos, hasta los 26 años de edad.
  • Hombres y mujeres con infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), hasta los 26 años de edad.
  • Hombres que tienen sexo con hombres (HSH), hasta los 26 años de edad.
  • Hombre y mujeres en situación de prostitución, hasta los 26 años de edad.
  • Mujeres con tratamiento escisional de cérvix sin límite de edad.

La AEPCC recomienda valorar la conveniencia de inmunizar con vacuna nonavalente a las personas de alto riesgo previamente vacunadas con la tetravalente o bivalente.

Actualmente, en Castilla y León se ofrece la vacunación gratuita con Gardasil 9 para las mujeres nacidas a partir de 1994 que no se hubieran vacunado con anterioridad.

Vacuna y mujeres ya infectadas por VPH:

Las vacunas frente al VPH no han demostrado que sirvan de tratamiento para curar lesiones premalignas ya existentes o que ayuden a eliminar una infección actual. En cambio, sí han demostrado eficacia en prevenir la reactivación o reinfección del virus.

El haber pasado la infección por VPH parece dar una modesta protección frente a reinfecciones futuras por el mismo tipo de VPH pero la vacuna confiere unos títulos más altos de anticuerpos.

Además, según indica la AEPCC, “las mujeres mayores de 25 años pueden beneficiarse de la vacunación frente a VPH, independientemente de si presentan infección por algún tipo de VPH.”

Vacuna en ambos sexos

En países como Estados Unidos, Australia y Canadá la vacuna contra el VPH se administra en adolescentes de ambos sexos. En el caso de Australia, tras 10 años de administración en hombres y mujeres, “destacan la reducción en la incidencia de verrugas y en prevalencia vírica en hombres heterosexuales y encuentran descensos sustanciales en lesiones de cuello uterino de alto grado y en verrugas genitales”.

OMS: Un mundo sin cáncer de cuello de útero

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha impulsado el reto 2021-2030: Estrategia 90-70-90: Estrategia mundial para acelerar la eliminación del cáncer de cuello uterino como problema de salud pública.”

  • 90% de las niñas totalmente vacunadas antes de cumplir los 15 años con la vacuna contra el papiloma humano.
  • 70% de las mujeres examinadas antes de los 35 años y nuevamente antes de los 45 años mediante una prueba de alta precisión.
  • 90% de las mujeres con lesiones precancerosas y con cánceres invasivos tengan acceso a un tratamiento, un control y un seguimiento adecuados. 

Bibliografía:

Fecha de última modificación: 10/07/2022

Vídeos

Video de concienciación sobre COVID-19

Desde Blog EIR EFYC queríamos agradecer a la población de la provincia de Salamanca su participación en la vacunación frente al COVID-19 desarrollada en Atención Primaria.

A día 4 de Noviembre de 2021, el 85,6% de la población de la provincia ha recibido la pauta completa de la vacuna. Además, la cobertura vacunal pasa a ser del 93.7% sobre la población diana (porcentaje de población con edad de 12 o más años vacunada).

Es por eso que hemos elaborado este video de agradecimiento que podréis ver en nuestro Instagram pinchando en la imagen inferior.

MUCHAS GRACIAS

Pincha en la imagen para visualizar el video

Puedes consultar la evolución del porcentaje de población vacunada de las provincias de Castilla y León en la web de la Junta de Castilla y León.


Además, tenemos como objetivo hacer una llamada a todos aquellos que aún no se han vacunado. Seamos conscientes de las consecuencias que ha traído consigo la pandemia e intentemos entre todos erradicar este virus. Os dejamos con un video de concienciación elaborado por los residentes de EFYC de Salamanca:

Pincha en la imagen para visualizar el video

Infografías

Infografía sobre la disfagia: Medidas de seguridad y Alimentos de alto riesgo de atragantamiento

En el blog hemos tratado anteriormente el problema de la disfagia o dificultad para deglutir (para saber más sobre la disfagia os invitamos a entrar en POST: Disfagia, un comensal no invitado).

Es un síntoma muy común que se estima que afecta al 3% población general. Es por eso que desde el Blog EIR EFYC hemos elaborado infografías para pacientes con disfagia, sobre:

  • Medidas de seguridad durante la ingesta de alimentos y líquidos
  • Alimentos que pueden provocar atragantamiento en estos pacientes
Autores: Isabel Bautista Blázquez, Juan Pablo Iglesias Casado, Andrea Sánchez Martínez, Irene Martín Sanz, Irene Tabernero de Arriba, Pablo Martínez García, María Limorti Martín

RECURSO WEB: PÁGINA DE NUTRICIA

De una forma interactiva y visual, en la web de Nutricia, podemos encontrar una breve definición, consejos sobre alimentación, recetas, videos,… que pueden ser de ayuda para los pacientes con disfagia.

EJERCICIOS REHABILITADORES

Sirven para mejorar la movilidad y potenciar la musculatura oral y faríngea. Con ellos se busca mejorar las limitaciones a la hora de la ingesta del alimento y así reducir la acumulación de restos de comida en la boca.

Para llevarlos a cabo se recomienda que el paciente permanezca sentado, con la espalda recta,  sin distracciones y ayudado de un espejo. Para que haya resultados es preciso repetirlos habitualmente, realizando series cortas para evitar la fatiga muscular y la falta de motivación.

Un recurso es la página web de DISFAPP ( Fresenius KABI).

Bibliografía

  • Unidad funcional de disfagia orofaríngea del hospital universitario Príncipe de Asturias. Disfagia Orofaríngea: soluciones multidisciplinares
  • Alted González C., Casado Romo MºPilar, Gómez Blanco A. et al. Guía de nutrición de personas con disfagia. Madrid. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. IMSERSO. 2017
  • Aragón Gutiérrez A, Flores Almonacid C.I, Galván Ledesma J. et al. Cuidados en la disfagia y prevención de la aspiración. Manual de protocolos y procedimientos generales de enfermería Hospital Universitario “Reina Sofía”. 2010
  • De la Bastida López L., Cabrera Palomo L., Cañones Castelló E. et al. Guía de cuidados para disfagia “ Tengo disfagia, pero como en familia Vol.2”. Barcelona. Profarmaco2. 2019
  • Imágenes de infografías: extraidas de Freepik y Canva

[ Actualizado el día 06/08/2021]

Sesiones EIR

BIOFILM Y HERIDAS CRÓNICAS

La principal causa de cronicidad en las heridas es la INFECCIÓN. El 70% de las heridas crónicas presentan alta carga bacteriana/colonización critica.

Kingsley indicó que los estadios de la infección son cuatro:

  1. Contaminación
  2. Colonización
  3. Colonización crítica ( a partir de este estadio la cicatrización se encuentra estancada)
  4. Infección

El concepto de colonización crítica se refiere al retraso o detención de la cicatrización por infección localizada, sutil y oculta con ausencia de síntomas clásicos de infección (2003 Kingsley WOUND INFECTION CONTINUUM). Este estadio conlleva la presencia de biofilm.

¿QUÉ SON LOS BIOFILM O LAS BIOPELÍCULAS?

Son poblaciones microbianas complejas formadas por bacterias y hongos que están asentadas en una matriz protectora de polisacáridos y proteínas. La matriz une el biofilm a una superficie, por ejemplo al lecho de las heridas o a los dientes, y protege a la comunidad de la acción del sistema inmune del huésped y de los antimicrobianos tópicos y antibióticos.

Se puede formar y reformar en horas y estar maduro en 48-72 horas. Normalmente se aloja en la zona superficial de la herida pero también puede localizarse en partes más profundas.

Los principales microorganismos que forman parte de esta comunidad son Pseudomona aureginosa, Estafiloloco aureus y epidermidis, Proteus miribilis, entre otros.

CICLO DE FORMACIÓN

  1. Adhesión planctónica. Las bacterias se encuentran libres. Es reversible
  2. Adhesión en el lecho de la herida. A partir de esta etapa el proceso es irreversible
  3. Formación de la matriz protectora y proliferación celular bacteriana
  4. Crecimiento y maduración del biofilm
  5. Dispersión a nuevas heridas o zonas de la piel. El ciclo se repite en otra parte de la herida.

DIAGNÓSTICO DEL BIOFILM

Existe gran dificultad para diagnosticar el biofilm ya que se precisa de microscopios especializados. Por tanto la recomendación de los expertos es “suponer que las heridas de difícil cicatrización presentan biofilm”

Los predictores de presencia de biofilm son: AUMENTO DEL DOLOR y AUMENTO DEL TAMAÑO de la herida.

¿Cómo diferenciamos el esfacelo del biofilm?

  • ESFACELO: Capa viscosa, amarilla, opaca, se despega fácilmente de lecho de la herida mediante desbridamiento. El tratamiento antimicrobiano NO produce cambios en la herida.
  • BIOPELICULA: Lecho brillante, nacarado, parecido a un gel, NO se despega con facilidad del tejido subyacente. El tratamiento antimicrobiano SÍ produce cambios.

TRATAMIENTO DE LA COLONIZACIÓN CRÍTICA

Todos los pasos a seguir del tratamiento de la colonización crítica son imprescindibles para conseguir la progresión de la herida. Estos pasos deben hacerse cada vez que se realiza la cura.

  1. Primer paso: LIMPIEZA de la herida y de la piel perilesional

Los objetivos son:

  • eliminar el tejido desvitalizado
  • reducción o eliminación del exudado
  • reequilibrar la carga bacteriana

Entre otros, los antisépticos más usados y que tienen evidencia de acción contra el biofilm son el polihexametileno biguanida (PHMB), clorhexidina de solución acuosa al 0,5-1%, octenidina dihidrocloruro o solución superoxigenada con ácido hipocloroso.

El uso de ANTISÉPTICOS en la limpieza heridas debe interrumpirse cuando haya signos claros de cicatrización y no haya signos de infección.

La limpieza con suero fisiológico no se recomienda en heridas con sospecha de colonización crítica pues no tiene efecto sobre el biofilm.

2. Segundo paso: DESBRIDAR

Se realizará en cada cura, retirando biofilm, tejido desvitalizado (necrosis, esfacelo), exceso de exudado, hiperqueratosis, pus, cuerpos extraños, restos de apósito…

Hay que tener en cuenta que debemos tener consideraciones en extremidades isquémicas, pioderma gangrenoso y en ulceras de talones con placas necróticas no fluctuantes, debido al riesgo de osteomielitis.

3. Tercer paso: ACONDICIONAR LOS BORDES

Se ha detectado biofilm en los bordes de la herida. Su objetivo es alinear los bordes de la lesión con el lecho para facilitar la epitelización y la contracción de la herida.

4. Cuarto paso: TRATAMIENTO ANTIMICROBIANO

Se busca eliminar el biofilm residual y prevenir su reaparición.

Debido al aumento de resistencia a los antibióticos, la tendencia actual es la de usar antisépticos tópicos ya que actúan en múltiples lugares de las células afectadas, y por tanto hay un bajo riesgo de resistencia.

Los antisépticos tópicos con más evidencia en el control del biofilm son el cadexomero yodado, la plata ( metálica, iónica, nanocristalizada), PHMB en gel, o el cloruro de dialquilcarbamilo (DACC) – sustancia hidrofóbica derivada de un acido grasos- entre otros.

RECOMENDACIÓN DE CONSULTA

BIBLIOGRAFÍA

  • Sainz-Espiga Michelena I, Folguera Álvarez C, Lebrancón Cortés P, Valerdiz Casasola S. Colonización crítica: la gran invisible. 1.ª ed. España: Coloplast Productos Médicos; 2016
  • García García J.A., Mesa Garrido E, Roig Panisello A.I., y Torruella-Loran I. El modelo REAL para el abordaje de las heridas con signos de infección. Rev ROL Enferm 2020; 43(11-12): 762-774
  • Qué no hacer en heridas crónicas. Recomendaciones basadas en la evidencia. 2º edición. Serie de documentos técnicos GNEAUPP. 2020
  • Murphy C, Atkin L, Swanson T, Tachi M, Tan YK, Vega de Ceniga M, Weir D, Wolcott R. International consensus document. Defying hard-to-heal wounds with an early antibiofilm intervention strategy: wound hygiene. J Wound Care 2020; 29(Suppl 3b):S1–28.
  • Birte Hollmann, Mark Perkins, Centro de Ciencias Biomoleculares Dean Walsh, Universidad de Nottingham. Traducción: Jesús Gil-Pulido, Instituto de Biología Molecular, Mainz, Alemania. Biofilms y su papel en la patogénesis. British Society for Inmmunology

Fecha de última modificación: [15/06/2021]

Actualidad

LAS HERIDAS CRÓNICAS Y GNEAUPP: un recurso para la práctica en la evidencia

La Enfermería basada en la evidencia (EBE) es el proceso por el cual las enfermeras toman decisiones clínicas usando las mejores pruebas disponibles sustentadas en la investigación, su experiencia clínica y las preferencias del paciente, en el contexto de los recursos disponibles.

Actualmente tenemos muchas fuentes de información que pueden guiarnos para llevar a cabo una práctica asistencial basada en la evidencia. Es por eso que queremos presentaros hoy el GNEAUPP.

QUÉ ES LA GNEAUPP

Es el Grupo Nacional para el Estudio y Asesoramiento de Úlceras Por Presión y Heridas Crónicas, fundado en 1994. Es una institución independiente que engloba a diferentes tipos de profesionales interesados en UPP, cuyos objetivos son:

  • Dimensionar el problema de las UPP y otras heridas crónicas queriendo concienciar a la sociedad y así disminuir su prevalencia e incidencia.

  • Colaborar en la elaboración, discusión y difusión de conocimiento científico y, de esta forma, ayudar a los profesionales a desarrollar una práctica asistencial integral basada en las últimas evidencias científicas.

DOCUMENTOS TÉCNICOS GNEAUPP

Los documentos técnicos elaborados por GNEAUPP buscan aumentar el conocimiento en la atención de las heridas reduciendo la variabilidad en la práctica clínica mediante la última evidencia científica.

Su propósito es “abandonar formas de hacer tradicionales que se han sostenido solo por el tiempo, por la pereza a desaprender, por resistencia de aquellos profesionales que ven amenaza en lo nuevo y en lo desconocido y que su implementación requiere esfuerzo”.

En este enlace podréis encontrar los diferentes documentos técnicos que ha desarrollado la GNEAUPP : https://gneaupp.info/seccion/biblioteca-alhambra/docs/tecnicos-gneaupp/

Imagen extraída de Freepik

DOCUMENTO TÉCNICO: QUÉ NO HACER EN LAS HERIDAS CRÓNICAS

Dentro de las guías técnicas del GNEAUPP encontramos las recomendaciones de “NO HACER”. Se basan en el concepto de atención de bajo valor (atención que no es probable que beneficie al paciente debido a los daños, los costos, las alternativas disponibles o las preferencias del paciente).

Este documento clasifica las recomendaciones según la FUERZA DE LA RECOMENDACIÓN en:

  • Alta (recomendación de no hacer avalada por evidencias de estudios científicos de forma consistente y muy probable)
  • Moderada (recomendación de no hacer avalada por algunas evidencias procedentes de estudios científicos, se considera posible que se generen nuevas evidencias que cambien la recomendación)
  • Baja (recomendación de no hacer por algunas evidencias procedentes de estudios científicos pero no totalmente concluyentes y con discrepancias, se considera probable que nuevos estudios puedan generar evidencias que modifiquen la recomendación).

En cada recomendación se indica la fuerza de recomendación (alta, moderada o baja), el ¿por qué no? y  las fuentes de información en las que se sustenta.

Existen dos ediciones de “QUÉ NO HACER EN LAS HERIDAS CRÓNICAS”: I edición de Noviembre de 2018 y la II edición de Noviembre de 2020 (la cual incorpora 10 recomendaciones nuevas y cambios en la redacción de las anteriores para hacerlas más claras).

NUESTRA SUGERENCIA

Desde Blog EIR Salamanca os invitamos a leer la segunda edición de “Qué no hacer en las heridas crónicas”, la cual ha sido elaborado por un panel de expertos integrado por seis enfermeros. En él podréis encontrar:  

  • Recomendaciones sobre el diagnóstico
  • Lesiones relacionadas con la dependencia (lesiones por presión, lesiones por dispositivos clínicos, lesiones cutáneas asociadas a humedad)
  • Lesiones de extremidad inferior ( de etiología venosa, arterial y pie diabético)
  • Otras lesiones (quemaduras, heridas neoplásicas y heridas quirúrgicas)
  • Recomendaciones para el manejo de la carga bacteriana ( limpieza, desbridamiento, control de la infección)
  • Tratamiento de heridas

Por último, en la página web de GNEAUPP en: www. Gneaupp.es  podréis descubrir la gran cantidad de información de calidad que alberga en el cuidado de heridas crónicas y UPP.

Bibliografía:

Actualidad

DISFAGIA: UN COMENSAL NO INVITADO

La disfagia o dificultad para deglutir es un SÍNTOMA que puede estar presente en gran parte de la población (se estima que hasta un 3% puede sufrirla alguna vez a lo largo de su vida). No es en sí misma una enfermedad, si no que está relacionada con múltiples patologías.

Como enfermeras de Atención Primaria tendremos que tener en cuenta cuales son los grupos de población que padecen mayoritariamente disfagia:

  1. Pacientes con tumores de cabeza y cuello
  2. Pacientes con enfermedades neurológicas: ELA, enfermedad de Parkinson, Alzheimer ( hasta un 80% puede presentar disfagia), parálisis del nervio laríngeo…
  3. Pacientes con enfermedades que puede dañar el Sistema Nervioso Periférico: diabetes mellitus, alcoholismo, disfunción tiroidea…
  4. Enfermedades estructurales: bocio, divertículo de Zenker…
  5. Pacientes en tratamiento con opioides, neurolépticos o anticolinérgicos
  6. Ancianos hospitalizados ( hasta el 44% tienen disfagia)
  7. Mayores de 65 años. La llamada PRESBIFAGIA, la disfagia asociada con el envejecimiento y que presenta del 50-78% de los ancianos frágiles

El tipo de disfagia más frecuente es la disfagia orofaríngea (dificultad para INICIAR la deglución).

Imagen extraída de la Guía de cuidados para disfagia “Tengo disfagia, pero como en familia Vol.2”

CONSECUENCIAS DE LA DISFAGIA OROFARINGEA

Principalmente, la disfagia genera dos alteraciones de la deglución que pueden ser medidas mediante test y cribados como el MECV-V:

  • Alteraciones de la EFICACIA de la deglución, que se refiere a la pérdida de capacidad para alimentarse. Lo que genera riesgo de DESHIDRATACIÓN y DESNUTRICIÓN.
  • Alteraciones en la SEGURIDAD de la deglución: el alimento puede pasar a la vía respiratoria produciéndose BRONCOASPIRACIÓN, OBSTRUCCIÓN DE LA VIA AEREA y NEUMONIAS.

Además de un impacto en la esfera psicosocial de la persona, sobrecostes para el sistema sanitario y mayor morbimortalidad.

INDICADORES DE DISFAGIA

El signo patognomónico de la disfagia orofaríngea es la TOS. No obstante, algunos pacientes no pueden toser debido a su enfermedad, lo que recibe el nombre de disfagia silente.

Otros indicadores que nos hacen sospechar que un paciente padece disfagia son:

Sensación de ahogo durante o tras tragarDificultad para la progresión del alimentoCambio de voz postingesta y/o voz húmeda
BabeoCambio en el hábito alimentarioFalta de control del alimento en la boca
Varios intentos para tragarPérdida de pesoInfecciones respiratorias de repetición
Miedo a comerCarraspeoInexplicables picos de fiebre

Nos podemos ayudar de la ESCALA EAT-10 de autoevaluación de la dificultad para tragar.

CONSEJO NUTRICIONAL EN LA DISFAGIA

En la mayor parte de las ocasiones, el único tratamiento para la disfagia es la modificación en la textura y la viscosidad de los alimentos. Por ello es fundamental impartir Educación para la salud sobre estas pautas a los cuidadores y a los pacientes, no solo de forma oral y/o escrita si no también práctica.

Este consejo nutricional consta de:

  • Modificación de la viscosidad de los líquidos. Como uno de los pilares básicos del consejo. Es fundamental mantener la hidratación de estos pacientes y para ello se pueden utilizar productos comerciales ya listos para consumir (como aguas gelificadas) y espesantes en polvo que se añadan a los líquidos o comidas, preferiblemente de sabor neutro. Está contraindicado el uso de gelatinas comerciales y miel para espesar las comidas, ya que cambian su presentación rápidamente a forma líquida.
  • Cambios en la dieta. Se basa en conseguir texturas lo más homogéneas posibles, manteniendo las cualidades organolépticas de las comidas sin que dejen de ser apetecibles. Dependiendo del grado de disfagia y buscando la máxima seguridad mientras se deglute, pueden usarse desde dietas totalmente trituradas hasta dietas de fácil masticación.
  • Recomendaciones en la administración de medicamentos vía oral. El primer paso es intentar cambiar su forma de presentación. Si no es posible, los comprimidos se trituran hasta crear un polvo fino y se mezclan con alimento o espesante sin derramar el fármaco en el plato. NO DEBEN TRITURARSE comprimidos retard o de liberación lenta, sublinguales, con cubierta entérica, grageas ni microgránulos.
  • Alimentos a evitar. No consiste en prohibir ciertos alimentos sino en presentarlos de manera más segura. Hemo elaborado una infografía y además os presentamos esta tabla extraída de una de las guías:
Tabla extraída de «Unidad funcional de disfagia orofaríngea del hospital universitario Príncipe de Asturias. Disfagia Orofaríngea: soluciones multidisciplinares»

RECURSOS DE EDUCACIÓN PARA LA SALUD EN EL MANEJO DE LA DISFAGIA

Algunos recursos que pueden ser útiles tanto a profesionales como a pacientes y cuidadores con información y recetas:

BIBLIOGRAFÍA:

  • Unidad funcional de disfagia orofaríngea del hospital universitario Príncipe de Asturias. Disfagia Orofaríngea: soluciones multidisciplinares
  • Alted González C., Casado Romo MºPilar, Gómez Blanco A. et al. Guía de nutrición de personas con disfagia. Madrid. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. IMSERSO. 2017
  • Aragón Gutiérrez A, Flores Almonacid C.I, Galván Ledesma J. et al. Cuidados en la disfagia y prevención de la aspiración. Manual de protocolos y procedimientos generales de enfermería Hospital Universitario “Reina Sofía”. 2010
  • De la Bastida López L., Cabrera Palomo L., Cañones Castelló E. et al. Guía de cuidados para disfagia “ Tengo disfagia, pero como en familia Vol.2”. Barcelona. Profarmaco2. 2019